21/2/09

TORTURAS DOMÉSTICAS

Las torturas cotidianas, sin ansias masoquistas, sino por el afán de sentirme atractiva (dudosa cuestión a pesar de las torturas), y el imposible propósito de llegar a los 40 aparentando 25, forman parte del día a día. Inyectarse 2 c.c de ácido hialurónico en los labios duele, entretejer las incipientes arrugas con bótox duele, los peeling químicos son como meter la cabeza en un microondas 10 minutos, las horas de manicura y peluquería irritan, y cualquier otro dolor o sufrimiento comparado con la depilación láser, es un juego de niños (incluidos los tres tubos de emla y el par de nolotiles). Y ahora, te puedes inyectar tu propio suero sanguineo, que no sé si duele o no, pero grima da un rato.

Pero hablemos de marcas, porque además de las puntuales torturas (que también torturan el bolsillo), cada día sigo el ritual de enfundarme en corchetes, cremalleras, gomas, blondas, ajustes de silicona, costuras y tacones a las 8:00, y cuando llego a casa a las 20:00 la felicidad comienza en el garaje cuando empiezo a desencorsetarme y desabotonarme según camino hacia el ascensor cruzando los dedos para no encontrarme con ningún vecino y tenerle que explicar que ir medio desnuda y descalza no es ningún evento porno festivo, sino tan sólo un respiro... hasta ahora he tenido relativa suerte. Cuando desnuda me observo al llegar a casa, veo todas esas marcas enrojecidas y suspiro.

Por si fuera poca tortura, conozco sumisas a las que sus Amos ordenan meter las bragas en el congelador antes de ponérselas o pegarse a la ropa interior granos de arroz o migas de pan... bien, pues olvidemos este cutrerio del arroz y el pan, porque NINETTE VAN KAMP ha decidido como favor feminista colectivo crear bragas con abalorios incrustados en el interior para que llegues a casa tan marcada como mereces o tu Amo decida, lo que combinado con los tangas de perlas y pedrería incrustrada, supone un "delicia" en el día a día. Con todo esto, sólo me queda dar mi agradecimiento a los Amos que prohíben a sus sumisas/esclavas llevar ropa interior... qué alivio!!!!

2 comentarios:

Santiago dijo...

Hola:

Interesante el artículo de la lencería, aunque personalmente prefiero ser yo el que deje las marcas temporales en la sumisa. Es cierto que muchas son las mujeres que pretenden llegar a los 40 aparentando 25 quizás fruto de una inmadurez mental. Pues no saben aceptar el paso del tiempo, dejando que el bosque no les deje ver el sol. Soy de la opinión que las mujeres mejoran con el paso del tiempo. Sea la mujer de 25 o de 40 lo importante es que sea mujer y disfrute aceptando las cosas buenas y malas de su edad. Soy de la opinión que las mujeres mejoran con el paso del tiempo y que la madurez física o mental las da una especial atracción. Consideras el ritual de cada mañana una tortura cuando es algo que las mujeres hacéis por coquetería pues que yo sepa en cualquier trabajo solo se exige limpieza personal y como mucho usar uniforme o traje. Los demás (blondas, tacones…) son extras que usáis para sentiros mas seguras, usar vuestras armas de mujer o simplemente para sentiros bien.

Por ultimo puntualizar que la ropa interior tiene dentro de sus muchas funciones tiene una función higiénica y de protección frente a roces e infecciones en las partes intimas. Decir que no tengo nada en contra de estos Amos que prohíben su uso quizás con la intención de hacer sentir a la sumisa mas vulnerable y accesible para su uso carnal. Puede que esa creencia ayude aunque personalmente creo que para hacerla sentir vulnerable y poseída basta con la aptitud del Amo. La sumisa es igual de accesible al Amo con y sin braguitas pues se pueden apartar, arrancar…para dejarla accesible dando vidilla. En fin cada cosa tiene su momento en el tiempo lo importante es no caer en la rutina.

cosmic slave dijo...

Obviamente, tanto las mujeres como los hombres mejoran en muchos aspectos, pero eso no justifica descuidarse, lo cual tampoco tiene que ver con no aceptar el paso del tiempo; por cierto, dentro de mi madurez mental no me gusta envejecer.

Entiendo que quieras decir que el físico te es intrascendente, pero creo que hay que fomentar el cuidarse.

Ah! considero muchas cosas una tortura aunque no piense renunciar a ellas... jejeje, no me estoy quejando, simplemente estoy abordando una situación.

En cuanto al trabajo, y a la vida, es un error manifestar que con ir limpio vale, hasta ahí podíamos llegar! hay mucha competencia a día de hoy, y no basta con ser una buena profesional, también hay que parecerlo, qué se le va a hacer!!!!!!!