13/12/08

PUNTO DE NO RETORNO

Generalmente no sé lo que me pasa... no sé lo agotada que estoy, no sé lo excitada que estoy, no sé lo mucho que amo a alguien, no sé lo mucho que valoro una amistad, no sé lo mucho que me duele, no sé lo fuerte que soy, ni lo débil que soy. Generalmente, no sé si tengo hambre, o sueño, o si tengo calor o frío, si conduje demasiado deprisa, si llegué demasiado tarde. No sé si escucho una canción o leo un libro decenas de veces seguidas porque me emociona o por mera obsesión. Generalmente no sé si me siento demasiado llena o demasiado vacía, no sé si estoy feliz o simplemente fascinada, generalmente no sé que contestar ni qué se espera de mi. Tampoco sé que impresión causo en los demás, ni qué imagen, ni qué sentimientos. Generalmente no sé si lo hago bien o mal, si soy buena o mala para mi, o para los demás. Generalmente no sé si trabajo mucho o poco, si me esfuerzo mucho o poco, si me castigo mucho o poco... tiro inconscientemente de una cuerda hasta el punto de no retorno, y es entonces cuando me doy cuenta de lo excitada que estoy, del hambre que tengo, del cansancio, de las emociones, del dolor... y es en ese punto de no retorno, cuando soy feliz, porque sé que la cuerda aguantará; y entonces, descanso tranquila. Generalmente no sé si es valor o pura inercia. Generalmente, sé quien soy... pero no a donde voy.

1 comentario:

Daryus dijo...

A veces; me gustaria perderme en la indecision, a veces; me gustaria no pensar, dejarme llevar, sentir esa libertad. Abro los ojos, me despierto y se que en mi esencia, la libertad es otra, el placer es otro. Mi vida es otra. Besillos por esa Navidad tan especial que se acerca.